PORTAL GASTRONÓMICO DE FERROLTERRA, EUME Y ORTEGAL

QUIENES SOMOS  |  INICIO

Una Penela en el chalé de Canido

La Voz de Galicia (24/10/2017)

* La casa de comidas betanceira compró esta casa indiana para transformarla en un hotel con encanto que albergará bodas, un gran jardín y una terraza de verano

El chalé de Canido ya tiene dueño que lo quiera bien. Tanto como para curar todas las heridas que esta singular construcción ha ido acumulando en décadas de abandono. Será una nueva sucursal de una casa betanceira bien conocida: La Penela, que comenzó siendo hace poco menos de tres décadas una casa de comidas casera al borde una carretera nacional en Coirós y ya cuenta con dos locales en el centro de A Coruña, otros tantos en Madrid, además de la gestión de dos pazos en Cambre (el de Cela) y en Carballo (Villar de Francos), además de una bodega en Vedra que embotella un vino con el nombre de María Barallobre, la madre del grupo y de que durante semanas han estado negociando la transacción sobre la que no han trascendido las cifras.

«Mis hijos son los que van de ruta turística y localizan sitios como el chalé de Canido -apuntaba la fundadora del grupo ayer en Radio Voz- cuenta con una finca imponente, de 4.000 metros, que vamos a recuperar y abrir a Ferrol». Los planes de esta familia betanceira pasan por comenzar las obras cuanto antes, aunque son conscientes de las cautelas y permisos que habrán de tener en cuenta al tratarse de un edificio de valor arquitectónico, obra del arquitecto Rodolfo Piñeiro Ucha.

Es casi probable que las doce estancias de las que consta la casa se transformen en habitaciones de un «hotel boutique o hotel con encanto que queremos que atraiga mucha gente a Ferrol, como pasó con los inicios de La Penela en Coirós, a donde venían muchos coruñeses por nuestra comida casera», relató esta empresaria que hace 28 años dejó su plaza de profesora para ponerse ante los fogones de la primera Penela. En Ferrol los fogones seguirán ofreciendo los clásicos de la casa: carne asada o tortilla al estilo Betanzos (una de las que más triunfa en los locales de Velázquez y La Moraleja en Madrid) e incluso en el restaurante que abrieron en Bogotá.

Al menos un año de obras
La fecha de apertura está en el aire porque la rehabilitación será intensa. No obstante, los nuevos propietarios garantizan que el cambio de manos se notará enseguida: «Al menos habrá un año de obras, pero desde el principio ya se verá el lugar con otra alegría».

Décadas sin uso
El indiano Juan Sixto Vázquez encargó una vivienda en la que nunca residió y que lleva décadas abandonada a pesar de que se especuló con múltiples usos, incluso un museo sobre los indianos.