PORTAL GASTRONÓMICO DE FERROLTERRA, EUME Y ORTEGAL

QUIENES SOMOS  |  INICIO

Bares que por fin hacen su agosto

La Voz de Galicia (09/07/2018)

* Tras un arranque de temporada muy flojo por las lluvias, la actividad hostelera a pie de playa coge impulso

En el chiringuito O Alpendre de Doniños no cabía ni un alfiler el pasado fin de semana. «Se ve que después de tantos días de lluvia la gente tenía muchas ganas de sol y tanto el sábado como el domingo estuvimos sin parar de trabajar ni un solo momento», comenta Noel González, Pichu, sin ocultar su alegría por el hecho de que por fin se note que es verano en su local.

El diagnóstico que hace Pichu de la situación se parece mucho al que pintan los responsables de otros establecimientos situados a pie de playa. A diferencia del año pasado, cuando ya en junio e incluso en mayo la caja no dejó de sonar gracias al buen tiempo reinante, en este 2018 los cielos encapotados y las lluvias han retrasado considerablemente el inicio de la temporada. «Realmente se puede decir que el pistoletazo de salida no se dio hasta el pasado fin de semana, porque tanto junio como los primeros días de julio fueron nefastos. Afortunadamente, ahora ya se empieza a ver ambientillo por las playas y si el tiempo sigue así, el éxito está garantizado», apunta optimista María Teresa Castro, la madre de Pichu, que en San Jorge comanda el restaurante Costa Verde junto a su otro hijo, Rubén González.

A pocos metros de allí, en Casa Claudina, su responsable, Fernando Montero, hace verdadero el dicho de que «toda regla tiene su excepción». Y es que este hostelero asegura que ni las lluvias de la semana pasada consiguieron hacer mella en el negocio. «Aquí trabajamos bien a lo largo de todo el año y, a pesar de que junio vino muy malo, a nosotros eso no nos repercutió negativamente. Al revés: desde que empezamos a abrir a diario a finales de mayo, el comedor ha estado lleno prácticamente todos los días», asegura el Montero.

Emprendedores en Penencia

Aunque no puede comparar con otros veranos, porque su negocio acaba de arrancar, Mari Paz Moreno también se muestra encantada con la llegada del buen tiempo. Junto a otros tres socios -dos amigos de Madrid y un sobrino-, esta emprendedora ferrolana inauguró el pasado sábado en el local del antiguo Lume Boo de Penencia el bar Boa Onda. «Estamos felices porque la acogida ha sido muy buena; fíjate que los distribuidores me trajeron bebidas para que me durasen hasta el jueves y hoy es lunes y ya hemos tenido que reponer», comenta satisfecha la gerente del local, que tras una «importante reforma» luce un aspecto mucho más actual y luminoso.

Con una carta en la que se pueden encontrar desde bocadillo hasta platos sofisticados como calamares en tempura con alioli de lima o croquetas líquidas de jamón, el Boa Onda comienza su trayectoria con el objetivo de consolidarse como referente hostelero en la costa ferrolana, tanto para comer o cenar como para tomarse la primera copa de la noche. «Estamos en un lugar idílico y ganas no nos faltan», dice Moreno muy ilusionada.

Al igual que en el local de esta recién llegada, en los ya veteranos Beceiro de Covas y Casa Cholas de Doniños la actividad también es incesante desde el pasado fin de semana. «Ojalá que el buen tiempo continúe, porque a finales de septiembre me jubilo y quiero hacerlo con buen sabor de boca», advierte Alejandro Rodríguez, responsable del Cholas. Tras su marcha, la hija y el yerno del propietario del local cogerán las riendas del negocio.