PORTAL GASTRONÓMICO DE FERROLTERRA, EUME Y ORTEGAL

QUIENES SOMOS  |  INICIO

Para comer bien con exquisitas tapas

La Voz de Galicia (16/07/2018)

* Para practicar el tapeo es muy recomendable La Salmantina, un local naronés en el que con este sistema, podemos comer fantásticamente.

Muchas son las teorías sobre el origen de las tapas, esas pequeñas porciones de comida que en España se sirven acompañando a una bebida. Una de ellas dice que Alfonso X tuvo una afección estomacal y el médico le recomendó beber muy a menudo con una pequeña porción de alimento, y otras nos hablan de Fernando VII o los Reyes Católicos a los que les tapaban con una loncha de jamón la copa de vino, para que no les entrase polvo o arena. Sea como fuere, la realidad es que hoy está cada vez más de moda comer de tapas. Y para practicar el tapeo recomendar La Salmantina, un local naronés en el que con este sistema, podemos comer fantásticamente. Ángel Gómez, experto carnicero durante 15 años, dejó, o aparcó, ese oficio, para abrir este bar restaurante en el que nos darán, desde productos de la ría de Ferrol, hasta carne de ternera o cerdo, especializándose en lágrima y lagarto ibéricos, por poner dos ejemplos llamativos. La primera es la exquisita carne que va entre las costillas y el segundo una fina tira que está pegada al lomo del cerdo. Pero también embutidos, «laconadas» por encargo, almejas e incluso ancas de rana o caracoles, en temporada. También churrasco, «cacholas» ahumadas, que incluso nos preparan para llevar y vino, muy buen vino «porque ?dice Ángel? le da prestigio al local». En fin, una opción muy recomendable, tanto a mediodía como por la tarde noche, para disfrutar de la mejor gastronomía gallega.

Lágrima de cerdo ibérico a la plancha con ensalada

Al entrar en La Salmantina, lo primero que nos llama la atención es una pequeña pizarra en la que se anuncian la lágrima y el lagarto ibéricos, lo que nos genera curiosidad. Cuando los pedimos nos damos cuenta que estamos ante un plato de exquisita carne, muy bien preparada a la plancha, con patatas y ensalada. Una grata sorpresa.