PORTAL GASTRONÓMICO DE FERROLTERRA, EUME Y ORTEGAL

QUIENES SOMOS  |  INICIO

Un Peter Pan se divierte en esta cocina

La Voz de Galicia (24/01/2016)

* Bodega y fogones de O Camiño do Inglés maridan osadía con el mercado más fresco

Hace seis años que O Camiño do Inglés está en la calle San Francisco de Ferrol, una de sus dos puertas abre hacia un casco antiguo con ruinoso encanto y la otra sale a una terraza que mira al Arsenal. En lo peor de la crisis, su chef, Daniel López, conquistó paladares sin renunciar a sus sueños de Peter Pan: «Me porto como si yo fuese el cliente, así que cocino y hago solo lo que me gusta tomar a mí». De esa máxima salen aventuras como postres y copas para la sobremesa con los sabores de las infancias con Dragon Ball o Campeones.

Pocos platos perduran en estos fogones, el bullicio creativo no tiene descanso y, de hecho, la semana que entra (del 24 de enero al 2 de febrero) se cuelga el cartel de cerrado por búsqueda de ideas nuevas. «Me gusta mirar en muchas direcciones, hago guiños a todas las cocinas y cocineros», cuenta Daniel que un día se le encuentra haciendo un tiradito peruano en la barra y otro redondeando una receta familiar de bacalao a la portuguesa.

Siempre hay sorpresas. Casi todas con acento oriental y mucho aliño de recuerdos. La oferta está en una pizarra porque las recetas se traman con lo más fresco del mercado: algunas jornadas Daniel se topa con un cabracho y se lo lleva para hacer la versión ultra frita ideada por uno de sus maestros, Marcelo Tejedor, y del que se come con las manos hasta las espinas. Para posibles entrantes hay regalos para los devotos de recetarios de pescados crudos o casi. Un ejemplo es el brioche de salmón marinado, nata agria y pepino, aunque en esta casa no se piensa para primeros ni para segundos: todo va al centro de la mesa para compartir.

Hay una falsa boloñesa de albacora que se inspira en el atún picante japonés, una zorza viajera y muchos platos más con nombre y espíritu de aventuras que les han valido un Bib Gourmand en la Guía Michelin del 2016.

El último capricho de Daniel López y su sumiller Daniel Carballeira es un menú maridaje (de 30 euros por persona) que arranca con un usuzukuri de abadejo a la portuguesa y que se toma con una manzanilla Delgado Zuleta; la siguiente etapa pasa por un kebab de pulpo y un dim sum de tinta de choco y costilla con un Rías Baixas tinto, el Fento. Después llegan las alas, curri y causa (del recetario peruano) que se acompañan con Jerez, el Palo Cortado de Monteagudo y se termina con uno de los caprichos que más ha resistido en la volátil carta de O Camiño do Inglés: un chocolate, maíz y olivas con un Madeira, Barbeito.

Entre tantas apuestas se pueden poner casi todas las notas, pero el balance general es un notable bien alto para unos platos que oscilan entre los 9 y los 16 euros. Daniel es un mago del bocado corto, por algo ha sido el ganador del concurso de tapas de Ferrol y con propuestas diametralmente opuestas: desde un bocadillo de raxo con pan chino a un jurel escabechado.

La osadía se mantiene con los vinos y los postres. Hay tragos tradicionales, pero el repertorio preferido es el de las bodegas independientes. Incluso se ofrece una cerveza con fermentación y botella grande de espumoso: la gallega La Rubia de los Rizos de Oro. Toda la carta busca sin descanso retener la expectación de los números de magia. El último truco de esta cocina anuncia un final dulce en homenaje a los caramelos Kojak que hace aparecer en el plato una sopa de granada, sorbete de naranja, sabayon de amaretto y bizcocho de almendra. Lo dicho, el cocinero se niega a hacerse mayor.